Beckham versus Neymar


En estos días que estamos disfrutando de nuestra selección española de fútbol en la Copa de Confederaciones en Brasil, creo que viene a cuenta referirnos a una normativa fiscal que aunque de forma indirecta tiene que ver con el futbol, me refiere al artículo 93 de la ley 35/2006, de 28 de noviembre, por la que se modifico las leyes de los Impuestos de Sociedades e IRPF  de las rentas de los ciudadanos no residentes, pero que a partir de ese momento será conocida con referencia a un icono futbolístico como es “la ley Beckham”. La idea era, sin duda, atraer personal cualificado, cerebros científicos y grandes profesionales para que se incorporasen a empresas españolas. Pero dicha Ley fue también aprovechada, y de ahí su sobrenombre, por los clubes de fútbol españoles, para captar a grandes jugadores, a la vista de que en otros países de Europa tenían que cotizar más.

La llamada Ley Beckham era en realidad una reducción fiscal en el IRPF para los trabajadores extranjeros que cambiasen su residencia fiscal a España. En principio, los requisitos eran  no haber residido en España durante los últimos diez años anteriores al desplazamiento al territorio español y que este se produjese como consecuencia de un contrato de trabajo. Además, la labor profesional debía desarrollarse en España, entendido esto como que las rentas por trabajos en el extranjero no excedan del 15% del total de contraprestaciones o del 30% si se trataba de rendimientos derivados de funciones en otra empresa fuera del territorio español.

Quienes cumplían estos requisitos podían tributar al tipo general del 24%, lo que en teoría suponía una importante reducción de la carga impositiva cuanto más alta fuese la renta, de ahí también que se denominase como Ley Beckham. Así, por ejemplo, un futbolista nacional que superase los 600.000 euros de ingresos tributaría a un tipo del 45%, mientras que el extranjero podía hacerlo a un 24% durante los primeros seis años de residencia en nuestro país. Las diferencias a efectos fiscales eran más que interesantes.

Finalmente el Gobierno a partir de Enero del 2010 optó por modificar la Ley Beckham, desoyendo la amenaza de huelga de los clubes de fútbol. Lo que se hizo fue introducir un nuevo requisito a la aplicación del régimen fiscal especial, consistente en excluir del mismo aquellos sujetos cuyas retribuciones previsibles derivadas del contrato de trabajo, para cada uno de los periodos impositivos, superaran los 600.000 euros anuales, es decir dentro del colectivo de los “impatriados” afectaba principalmente a los futbolistas o deportistas de alto nivel, para darnos cuenta de su importancia en números por ejemplo en el 2008 no llegaron a 50 personas los que superaron esta cantidad.

Esas críticas generadas por los clubes de futbol, lo hacían porque pensaban que se reduciría su capacidad para atraer a futbolistas de élite y encarecería enormemente lo que debían de pagar a Hacienda los futbolistas mejor pagados (o en su defecto los clubes, que son quienes se hacen cargo de estos costes generalmente). Aunque esta modificación en cualquier caso  no se aplicó con carácter retroactivo, por lo que quienes se estaban beneficiando de dicha ventaja podían seguir haciéndolo en las mismas condiciones hasta transcurrido los primeros seis años de residencia en España. Es decir, Ronaldo o  Kaká que se incorporaron al Real Madrid en el 2009 y el resto de futbolistas en sus mismas condiciones seguirán pagando sólo un 24% de sus ingresos en concepto de impuestos. Sin embargo, los nuevos deportistas y trabajadores extranjeros con ingresos superiores a 600.000 euros anuales  tributan ya desde el 2010 normalmente sin esta reducción, como son los ejemplos de las nuevas contrataciones de nuestro futbol como Neymar o las que pueden llegar como Gareth Bale.


¡Comparte esta información en tus redes sociales!
 

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios y Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Email
Print