Dietas para gastos de viaje ¿Exentas en IRPF?


Llamamos dietas y asignaciones para gastos de viaje a las cantidades que una empresa paga a un trabajador, cuando éste se desplaza o viaja fuera del lugar donde se encuentra su centro de trabajo.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas establece que son retribuciones que recibe el trabajador de su empresa y deben ser incluidas como tales en su declaración de renta, pero la ley ha entendido que como se trata de  importes que lo que pretenden es compensar una serie de gastos que se van a producir para el trabajador por motivos laborales, no tengan la consideración de salario y por tanto no tributen. Eso sí, se establece una serie de límites y condiciones, que si se exceden los límites o se incumplen las condiciones, deberá declararse la diferencia como percepción salarial. Para ver cuadro resumen, pincha aquí

Límites y condiciones establecidas (art.9 reglamento IRPF)

Gastos de locomoción: Estarán exentas las cantidades entregadas por la empresa a sus trabajadores como compensación por desplazamientos a un lugar distinto al de su centro de trabajo. Si estos gastos se han generado con el uso de un medio de transporte público, se compensará la cantidad justificada mediante factura o documento equivalente. Para el resto de casos, se compensará la cantidad que resulte de calcular 0,19 euros por kilómetro recorrido, siempre que quede justificado el desplazamiento. Estarán incluidos, además, los gastos por peajes y/o aparcamientos, debiendo estar también debidamente justificados.

Gastos de manutención y estancia: Estarán exentos aquellos gastos generados por el trabajador (restaurantes, hoteles y demás establecimientos de hostelería) cuando por motivos laborales deba desplazarse a un municipio distinto al de su centro de trabajo y al que constituye su residencia, con los siguientes límites diarios:

  1. Cuando se pernocte, los gastos de estancia se compensarán por los importes que se justifiquen debidamente. En el caso de los gastos de manutención, se abonarán como máximo 53,34 euros diarios en desplazamientos dentro del territorio español, ó 91,35 euros diarios para desplazamientos al extranjero.
  2. Cuando no se pernocte, la compensación al trabajador por gastos de manutención no deberá exceder de 26,67 euros diarios para desplazamientos dentro del territorio español o de 48,08 euros si se trata de desplazamientos al extranjero.
  3. Salvo en algunas excepciones, no se considerarán exentas las cantidades abonadas por estos conceptos cuando el desplazamiento y permanencia sea por un período continuado superior a 9 meses. A estos efectos, no se descontará el tiempo de vacaciones, enfermedad u otras circunstancias que no impliquen alteración del destino.

Los importes abonados por estos gastos de locomoción, manutención y estancia que excedan de los límites establecidos estarán sujetos a gravamen, y por tanto serán considerados como retribuciones salariales al asalariado.

Otros casos

También se recoge como exento el exceso que perciban los empleados de empresas, con destino en el extranjero, sobre las retribuciones totales que obtendrían por sueldos, jornales, antigüedad, pagas extraordinarias, incluso la de beneficios, ayuda familiar o cualquier otro concepto, por razón de cargo, empleo, categoría o profesión en el supuesto de hallarse destinados en España. En la actualidad este régimen llamado de “excesos” o el “régimen de expatriados” que en breve comentaremos en otra entrada del blog, supone una fiscalidad interesante a conocer para las empresas que se plantean trasladas a sus trabajadores al extranjero.

Cuando los gastos de locomoción y manutención no les sean resarcidos específicamente por las empresas a quienes presten sus servicios, los contribuyentes que obtengan rendimientos del trabajo que se deriven de relaciones laborales especiales de carácter dependiente también podrán minorar sus ingresos, para la determinación de sus rendimientos netos,  siempre que justifiquen la realidad de sus desplazamientos con los mismos límites o requisitos establecidos

No quedarán exentas de las cantidades que un trabajador percibe en concepto de plus de locomoción y plus de transporte tributando plenamente en el IRPF como rendimientos de trabajo sometidos a retención, aunque en el caso de cotización a la seguridad social no se cotizaría si no se sobrepasa  el 20% del IPREM, es decir 106,50 euros mensuales.

Así mismo, las asignaciones para gastos de desplazamiento desde el domicilio del trabajador a su lugar de trabajo habitual o viceversa no estarán exoneradas.

Las cantidades satisfechas en concepto de ayuda de comida no pueden entenderse exentas de gravamen, puesto que no asegura el destino exclusivo a la finalidad prevista. No obstante, existen fórmulas como los comedores de empresa o el denominado “Ticket restaurante” que permiten no tributar por este concepto, siempre y cuando no se superen los límites y condiciones establecidas.


 

Etiquetas: , , ,

Comentarios y Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.