El Criterio de caja en el IVA.


Todos hemos escuchado en numerosas ocasiones que no es justo tener que ingresar el IVA  de una factura que todavía no hemos cobrado.

Pues bien, el Gobierno ha anunciado el establecimiento de un régimen especial y voluntario en la Ley del IVA para la aplicación de este criterio de caja, al que se podrán acoger las PYMES y los autónomos con un volumen de negocio inferior a los 2 millones de euros y cuya entrada en vigor se produciría a partir del 1 de enero de 2014.

La medida vista así, parece a priori, que puede resultar muy útil para las empresas que tienen como principal cliente a la Administración Pública y sufren las consecuencias en su tesorería de la elevada morosidad y retraso en los pagos.

Después de tantas medidas unas menos afortunadas que otras esta parece estar del lado de las afortunadas, pero tengan cuidado con la letra pequeña de la medida pues no es tan fantástica como la pintan si no lean alguna de las situaciones con las que nos encontraremos y decidan luego ustedes si optan por el criterio o mantienen el criterio de devengo.

Tienen que saber que del mismo modo que se retrasaría el ingreso del IVA repercutido en la Hacienda Pública, también tendremos que proceder al pago del IVA soportado para poder deducírnoslo, de lo contrario, se estaría favoreciendo la financiación gratuita por parte del contribuyente con cargo a la Hacienda Pública.

Se complicará de manera importante  la llevanza diaria de la contabilidad, incrementando además los costes técnicos de las empresas por la adaptación de programas informáticos, mayor carga de trabajo administrativo en la empresa o aumento del coste de asesoría externa. Tendrán las empresas que llevar una ordenada contabilidad para poder demostrar el cobro y pago de las facturas.

Ahora tenemos que pensar cómo entiende esto el  autónomo de la calle, al que se dedica a vender, que necesita profesionalizar bastante su gestión, que la carga burocrática será muy superior, que el control financiero para autónomos será obligatorio a partir de ahora y que no todo vale para deducir el IVA o para calcular dicho criterio de caja con beneficios en tesorería bastante dudosos.

Por sacarle un aspecto positivo, parece  un traje hecho a medida de aquellos empresarios que trabajan habitualmente con la administración acostumbrada a pagar cuando quiere o cuando pueda, según mi opinión, ese es el perfil del empresario que deberá de manera voluntaria optar por este criterio, para evitar ver empeorar su tesorería por su dependencia de los entes públicos.


 

Etiquetas:

Comentarios y Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies