El Control horario en el Trabajo.


El Gobierno aprobó el pasado 8 de marzo el Decreto Ley que obliga a las empresas a tener un control del registro horario de los trabajadores

Con esta reforma normativa, lo que se pretende es:

• Garantizar el cumplimiento de los límites en materia de jornada.

• Posibilitar el control horario por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, creando un marco de seguridad jurídica para trabajadores y empresas que solucione discrepancias en materia de jornada, salario y termine con la precariedad laboral

• Poner control a las horas extra no pagadas o fraudulentas que encubren jornadas completas en caso de los trabajadores a tiempo parcial

• Controlar el absentismo laboral

En definitiva, el Gobierno pretende realizar un control más intenso mediante las inspecciones de trabajo sobre el registro de las horas extraordinarias, tratando de garantizar los derechos de los trabajadores, intensificando las sanciones en esta materia, que serán aplicadas de forma individual por cada trabajador afectado.

Todas las empresas españolas tienen un plazo de 2 meses desde su publicación en el BOE para su implantación. Además, la Ley expone que las empresas deben tener guardado los registros de sus trabajadores durante los siguientes 4 años, así como sus respectivos horarios, ya que estos podrán ser requeridos en cualquier inspección de trabajo. Dado el tiempo de guardado y los condicionantes que establece el gobierno de los reportes, parece indispensable que se haga a través de un sistema digital. Actualmente, el Estado no tiene un verdadero control de las horas extraordinarias, por lo que, si estas son compensadas al trabajador, suele ser con días adicionales de vacaciones o pagándolas sin que figuren en nómina, de cualquiera de las maneras, las empresas deberían cotizar a la seguridad social con un porcentaje superior al de las horas laborables.

Lo que se pretende recaudar toda esta cotización que estaba sin controlar para las arcas del estado La reforma llevará la obligación y hará que todos los empleados fichen a diario en el trabajo:

Los trabajadores van a tener que volver a fichar a la entrada y a la salida de su puesto de trabajo. Esto es lo que se establece la nueva normativa sobre el registro de jornadas.

El Estatuto de los Trabajadores va a reconocer como derecho laboral básico de cada empleado el conocer la duración y la distribución de su jornada ordinaria de trabajo, así como su horario de trabajo.

De esta forma, para que se haga efectivo este nuevo derecho de los trabajadores, la ley que regula el mercado de trabajo especificará en el art. 34 del Estatuto, cómo deberán registrar la jornada las empresas. “Será de obligación de la empresa registrar la jornada de cada trabajador de forma fehaciente. Este registro de jornada será diario y deberá incluir el horario concreto de entrada y salida”.

La propuesta del Gobierno recoge también que su puesta en marcha se realizará a través de la negociación colectiva, mediante consulta previa a los representantes de los trabajadores. En defecto de estos, va a ser el empresario el encargado de dar instrucciones para organizar y documentar el registro de la jornada de cada trabajador.

Además, otra novedad, será incluir en el Art. 35, la obligatoriedad de que cada trabajador reciba mensualmente la relación de horas ordinarias y extraordinarias que ha realizado en dicho mes, también los representantes sindicales y comités de empresa recibirán esta información de toda la plantilla.

Por tanto, en materia de horas extra es otro cambio importante: la obligación del empresario a informar mensualmente a los representantes de los trabajadores sobre las horas extraordinarias que ha hecho cada empleado, cualquiera que sea su forma de compensación.

Las consecuencias de incumplir con el control horario y registro diario de la jornada laboral Si se incumple con esta obligación las sanciones por no llevar un control horario dependerán del tipo de incumplimiento:

• Infracciones leves: de 60 a 625 euros, según se produzcan por no informar de las principales condiciones laborales o por incumplir el proceso por el cual se debe informar (mediante los informes generados por el software de control de presencia).

• Infracciones graves: de 625 a 6.250 euros, según se detecten irregularidades en los horarios pactados o la realización de horas extras no computadas ni pagadas.

• Infracciones muy graves: de 6.250 a 187.515 euros, según se hayan producido un aumento considerable de las horas extras sin que estas se reflejen en un cambio de tipo de contrato, o bien se supere el máximo legal de 80 horas extras anuales o no se abonen adecuadamente.


 

Etiquetas: ,

Comentarios y Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies