EL IMPUESTO POR LAS HIPOTECAS LO PAGA EL CLIENTE Y NO EL BANCO


Acabamos de conocer la STS nº 1505/2018 de 16 de octubre de 2018, que puede suponer un alivio para todos aquellos ciudadanos que recientemente han pagado ante su Hacienda Autonómica el impuesto por las hipotecas suscritas. En dicha sentencia se ha determinado que es el banco y no el cliente quien debe abonar el impuesto sobre actos jurídicos documentados en la constitución de una hipoteca, anulando para ello el número 2 del artículo 68 del Reglamento del ITP y AJD por ser contraria a la ley la expresión “cuando se trate de escrituras de constitución de préstamo con garantía se considerará adquirente al prestatario”, modificando la jurisprudencia de este mismo Tribunal, por ejemplo, en la Sentencia de 15 de marzo pasado, en el sentido de considerar que el sujeto pasivo en el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, cuando el documento sujeto es una escritura pública de préstamo con garantía hipotecaria, es el acreedor hipotecario (la entidad bancaria) la que tiene interés en inscribir la operación y elevarla a escritura pública y no el prestatario.

 Por tanto aquellos ciudadanos que hayan formalizado un préstamo hipotecario en los últimos cuatro años, los ejercicios no prescritos fiscalmente, pueden solicitar a Hacienda la devolución de ingresos indebidos de dicho impuesto pagado, más intereses de demora. De esta forma, estos ciudadanos pueden sortear el camino judicial, más largo y costoso, para solicitar la devolución de este impuesto.

Pero igualmente sino es su caso, ya que haya pasado mas de 4 años y un mes, es posible la reclamación de dicho impuesto sobre actos jurídicos documentados, además de los gastos de formalización de la hipoteca, ya que la acción no prescribe y afecta a todas las personas que hayan firmado un préstamo hipotecario y abonado este impuesto, a través de una reclamación a su entidad bancaria, aunque en muchos de los casos se tendrá que llegar a una reclamación judicial, los pasos a realizar son:

  1. Reunir la documentación necesaria. Localizar la escritura de préstamo hipotecario cuyos gastos se pretendan reclamar, junto con las facturas de notaría, registro de la propiedad, tasación del inmueble, gestoría e impuesto de Actos Jurídicos Documentados.
  2. Redactar documento de reclamación dirigido a la entidad bancaria. Es importante realizar el requerimiento a la entidad correcta, ya que debido a las absorciones entre bancos puede perderse la reclamación, al igual que, en caso de haber cambiado de banco la hipoteca debería cursarse solicitud a ambas entidades.
  3. Estudiar con detalle la respuesta del banco Puede darse el caso de que los bancos intenten negociar con los clientes y hacer propuestas que no le beneficien para que el cliente renuncie a sus derechos e impidiéndole reclamar judicialmente en un futuro.
  4. Controlar los tiempos de resolución de la reclamación. El banco debería resolver la reclamación en un plazo de dos meses desde que se realizó la misma. Es probable que la entidad trate de desanimar al cliente alargando el plazo de resolución solicitando documentación adicional u obligándole a rehacer la reclamación usando un formulario específico. Es importante que el consumidor conozca sus derechos y sepa hacer frente a estas situaciones.
  5. En caso de que el banco desatienda la solicitud, el siguiente paso es la via judicial, presentando la demanda correspondiente.

Desde nuestro despacho, les mantendremos informado de este asunto y resolveremos las dudas que puedan tener al respecto.


 

Etiquetas: , , , ,

Comentarios y Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies